jueves, 17 de septiembre de 2015

Mini préstamos rápidos

La llegada de los mini préstamos a las entidades bancarias viene precedida de una tendencia que cada vez es más notoria en los consumidores que están optando por una forma de vida más compacta acogiéndose a todo lo mini, derivado por supuesto de la crisis económica que ya no permite acceder a los grandes lujos como antes solía darse. Esto ha sido identificado por las instituciones financieras y han adaptado sus productos crediticios para ofrecer este tipo de financiación la que al final de cuentas, es otra de las alternativas que tiene la población para afrontar sus gastos mensuales.

De igual forma la presencia de los mini préstamos responde también a la prácticamente nula concesión de créditos en el sector financiero, teniendo como objetivo el cubrir esa necesidad de financiación, así como revitalizar el bajo presupuesto del que disponen una gran cantidad de familias españolas y que no les es suficiente para cubrir sus necesidades más básicas ni muchos menos tener capacidad de respuesta ante emergencias o imprevistos.

Los mini préstamos generalmente son promovidos por compañías del sector privado tales como Créditopocket, Préstamo 10 y Minipréstamo, que al no ser propiamente instituciones dedicadas al sector crediticio, no están bajo la regulación y supervisión del Banco de España, un aspecto muy importante a considerar cuando se pretenda acceder a este tipo de financiación. Básicamente estamos hablando que los mini préstamos son créditos personales que conceden importes pequeños de hasta 600 euros, con un plazo de devolución que varía de los 15 a los 30 días dependiendo de la cantidad prestada.

La estructura de estos mini préstamos ha sido diseñada para que puedan solventar con rapidez los gastos que más urgencia generen, en tanto que las solicitudes para su concesión se realizan a través de Internet o mediante un mensaje de texto y en donde por lo general no se piden muchos requisitos para que finalmente sean otorgados a los clientes, con la particularidad de que este proceso no suele demorarse mucho tiempo. Los requisitos que exigen estas empresas para conceder la financiación tampoco representan un gran problema, ya que solamente es necesario contar con 21 años y no estar registrado en asociaciones como ASNEF, y RAI, que elaboran listas y registros de las personas morosas.

Como una opción más fiable a los mini prestamos, se puede acceder a los créditos rápidos, otorgados por entidades reguladas por el Banco de España, y que a diferencia de aquellos, ofrecen plazos de devolución y financiación más acorde a lo que debe ser un préstamo personal.